Las reconstrucciones de casos de daños son necesarias cuando se presenta un daño en el que no es evidente la forma en que se ha producido. Esto puede darse en la comisión de hechos delictivos y las secuencias de movimientos efectuados en ellos, pero también en el empleo de distintas herramientas, como, por ejemplo, en el forzamiento de puertas y ventanas.

En particular, tales reconstrucciones son necesarias cuando debe clarificarse si ha tenido lugar una actuación dolosa (acción encaminada a provocar un daño), aunque también cuando se ha producido una actuación que ha acarreado un daño de forma no intencionada (acción negligente con generación imprevista de un daño). Es igualmente esencial determinar si el cuadro de indicios responde a una acción intencionada, o bien los daños son atribuibles a la producción de indicios fingidos.

Para la reconstrucción, el lugar del daño debe ser inspeccionado, medido y fotografiado. Con la ayuda de un programa de simulación y tomando en consideración los indicios generados en la alteración, se muestran los pasos a la inversa (desde la escena de los daños detectados hasta la escena previa al daño) y se representan mediante una simulación informática.
En este proceso se resaltan, por ejemplo, los movimientos de las herramientas, la generación de indicios, los espacios de acción necesarios, así como los medios empleados. En caso necesario, pueden calcularse también las fuerzas necesarias, de cara a obtener potenciales criterios adicionales para las averiguaciones.

Para la elaboración del programa y de la simulación informática, se parte de una dilatada experiencia y de las secuencias de ensayos adaptadas a los diferentes casos.

Habitación reconstruida

Ensayo de reconstrucción del lugar de los hechos

Ensayo de la rotura de una luna

Patrón de rotura análogo al de los hechos

Representación de lesiones

Valoración del conjunto de cristales